sábado, 29 de noviembre de 2008

Perderse para reencontrarse

Para los que me conocen saben que suelo ser muy escéptico respecto a las cosas que tienen que ver con el futuro y que las puedes leer por medio del tarot o por el I-ching o por cualquier otra cosa. Sin embargo, en estos momentos de mi extraña vida, todo se mueve y hace que reflexione sobre estas cosas raras y fuera de la mente.

El jueves 27 cumplí 27 años, vivo en el número 27. Dentro de mi vida hay tres 27, que sumados dan 2+7=9, tres 9 multiplicados dan 27. Total, todo se reduce al número 9, por cierto, uno de mis números favoritos. Mi año de cambio o no, 9 en la numerología significa "cierre". Tengo que cerrar muchas cosas, estoy cerrando muchas cosas en estos momentos. Esta por terminar el 2008 y va a comenzar el 2009 (coincidencia).

Total, la persona que amo y me ama me ha dejado porque no sabe qué hacer con nuestra relación. La entiendo, está herida en su orgullo y eso en estos momentos le puede más que cualquier cosa. Se proteje en la razón, se miente tratando de tapar el sol con un dedo. Piensa que los sentimientos se pueden anular, que el amor se puede olvidar. Mientras tanto, nosotros hemos acordado vernos como amigos. Tarea difícil.

Los dos tenemos que perdernos para reencontrarnos. Ojalá el camino nos vuleva a juntar. Caminante no hay camino, se hace camino al andar... y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar...

Es doloroso decirle adiós a una persona, es más doloroso saber que la amas y decir adiós, pero pese a que ella niega lo que creo, pensaré toda mi vida que el amor lo puede todo. Adiós, yo te dejo ir, porque amar es dejar ir a una persona.



Solitary Men, Johnny Cash

No hay comentarios: