sábado, 24 de octubre de 2009

I. ¿Cómo se escribe correctamente?

Escribir correctamente es quizá una de las cosas más complicadas. Cuando era estudiante de Filosofía me tenía que enfrentar no sólo a la hoja en blanco, también a poner lo más claro que podía las ideas de los filósofos que había revisado. Ahora que trabajo como redactor y corrector en una revista, me he dado cuenta que muchos de los colaboradores no tienen idea de cómo escribir, para ellos la lógica es como jugar a la rayuela, brincan de un lugar a otro sin necesariamente sostener una idea. Por otro lado, también me he enfrentado a aquellos que piensan que escribir es un acto reflejo y que por ello es muy fácil. ¿En verdad creen que todos pueden escribir?
A todo esto, ¿qué es escribir correctamente? Un texto correcto es aquel que corresponde con su uso contextual respecto al idioma, a los distintos casos y ámbitos de interés particular, es decir, el uso correcto del idioma es el que atañe al nivel culto-formal, independientemente de la especialidad del texto (humanidades, ciencias, artes, etcétera).
Para esto es necesario que el autor tenga presente el grado de contextualización y referencia. Lo que significa: para que todo texto funcione debe conectarse con los marcos de referencia que posee su potencial lector, por lo que los datos deben ser compartidos entre el autor y el lector. Para esto es necesario:
1) El texto debe adecuarse al entorno comunicativo en que se va a insertar.
2) Crear en el texto un conjunto de datos que permita a los lectores potenciales interpretar lo que el autor dice o escribe.
3) El texto debe estar organizado lógicamente. Para que sea coherente su estructura significativa tiene que tener una organización lógica, armonía sintáctica, semántica y pragmática entre sus partes y con un significado interpretable que permita al lector hacer las inferencias necesarias.
¿Cómo se logran las condiciones de coherencia? Hay varias cosas que ayudan, por ejemplo, el texto debe ser relevante, presuponer correctamente la información conocida, tener un tema central, argumentar de manera adecuada, así como emplear los mecanismos de enlace necesarios como son los conectores textuales, ayudarse de elementos deícticos (señalamientos que muestran como este, esa; que indican una persona como yo, ; un lugar como allí, arriba; etc.) y anafóricos, utilizar el recurso de la repetición sinonímica, elipsis, etcétera.
Otros elementos capaces de dar coherencia dependen del orden de las palabras, situación en la que se puede caer en abusos debido a que el español guarda cierta flexibilidad. Así que cada palabra debe ocupar en la oración un lugar donde preste mayor claridad. Finalmente hay que recordar que la información conocida va primero y la nueva al final de la oración.

miércoles, 21 de octubre de 2009

In memoriam

Hace unas horas falleció un amigo, un gran hombre de ciencia, un médico que se dedicaba a estudiar esos vampiros microscópicos que a diario nos atacan y pueden conducirnos a la locura tal como El vampiro de Polidori. Fue hace ocho años cuando lo conocí en la Facultad de Medicina en un diplomado titulado "El vampiro a la luz de la medicina". Y eso fue lo que nos unió, el amor a la literatura y en especial la de terror y ciencia ficción.
Requiem in Pax Bernadro Jasso, la ciencia guarde tu nombre.

lunes, 19 de octubre de 2009

Juegos tipográficos

El uso de la tipografía es muy importante, no sólo para el que se dedica a hacer libros, también para el publicista. Con la tipografía puedes atrapar a una persona que parece que no lee ni por accidente, así como puedes sacar la sonrisa de un lector empedernido. Estos son algunos de los ejemplos donde la tipografía juega un papel importante.

Una campaña publicitaria que busca lectores:


O una para vender relojes:


Unos poemas:


Una canción:


Una clase de tipografía:


El diálogo de un película:


Para hacer un homenaje a la televisión:


Para un manejo de personajes:


Si me hablan así no me niego:

viernes, 16 de octubre de 2009

De todos los oficios, el escriba es el rey

La profesión del escriba te salva de la labor, te protege de todos los trabajos. Te evita llevar la azada y el azadón, no has de acarrear la espuerta, te dispensa del remo. Te evita el tormento, no habrás de estar bajo las órdenes de muchos amos [...], puesto que, de todos los que ofrecen un oficio, el escriba es el rey.

Tomado de Fréderic Barbier, Historia del libro, Ed. Alianza

martes, 6 de octubre de 2009

Una película que espero con muchas ganas

Presentan en Madrid 'Agora', nuevo filme de Amenábar

La producción más cara del cine español cuenta la historia de Hipatia, la matemática que descubrió la elipse y la única y última mujer que regentó la biblioteca de Alejandría.
Dpa
Publicado: 06/10/2009 09:28
Madrid. La producción más cara del cine español Ágora, el nuevo trabajo de Alejandro Amenánbar, fue presentado este martes en Madrid en términos hollywoodienses y, como no podría ser de otra forma, en un marco incomparable: la Biblioteca Nacional, que prestó uno de sus distinguidos salones para acoger a su protagonista, la hermosa Rachel Weisz.
Cordones de seguridad, guardaespaldas, acelerados relaciones públicas hablando por el pinganillo, y, además, bibliotecarios curiosos que no se querían perder la oportunidad de ver en carne y hueso, y no en un libro, a una estrella de Hollywood con Oscar (El jardinero fiel).
"Yo siempre he dormido como un angelito, pero anoche no pude conciliar el sueño", explicó el director durante la rueda de prensa de la presentación de la cinta, que ya se estrenó fuera de concurso en el pasado Festival de Cannes y que ha recortado en 15 minutos.
Amenábar, que no se confiesa una persona nerviosa y ya tiene un Oscar en la vitrina, está inquieto por saber si funcionará su alegoría sobre la intransigencia y el fanatismo a través de una historia ambientada en la época romana, cuando la filósofa, matemática y astrónoma Hipatia defendió con su vida la biblioteca de Alejandría.
Conocerá la respuesta del público el 9 de octubre, fecha en que llega a las salas españolas Ágora, "una denuncia" sobre "la gente que deja de contrastar las ideas, aparca la razón y se enfrenta a palos", según las palabras del realizador. Aunque está ambientada hace casi 2 mio años, la convulsa situación no deja de ser actual.
Hipatia, la matemática que descubrió la elipse y la única y última mujer que regentó la biblioteca de Alejandría, se enfrenta a la cerrazón de los primeros cristianos, cuyos fanáticos acabaron asesinándola de forma cruel.
Dos hombres, un científico (Oscar Isaac) y un esclavo (Max Minghella, el hijo del fallecido director Anthony Minghella), competirán por su amor, pero la hermosa científica -que según las crónicas murió virgen- tan sólo siente devoción por la ciencia.
Y ese fue el punto de conexión que Weisz encontró con su personaje, -según dijo en rueda de prensa-, la pasión por el trabajo, pues la actriz londinense que vive en Nueva York con el director Darren Aronofsky y es madre de un hijo afirma ser muy apasionada, pero no hasta el punto de renunciar a una familia como lo hace la protagonista de la película.
Hipatia "fue una mujer fuerte que se empeñó en ser tratada como un filósofo más", explicó el director de Mar Adentro, y Weisz tiene la "luz, el carisma y el talento" para interpretarlo, agregó.
"Ella le ha dado honestidad", concluye el realizador, que repite con grandes de Hollywood tras su experiencia con Nicole Kidman en Los Otros.
Amenábar (Santiago de Chile, 1972), que conserva ese aspecto juvenil a pesar de ya han pasado casi 13 años desde que sorprendió con su debut Tesis, demuestra que hace tiempo que dejó de ser promesa encarando la producción más ambiciosa del cine español y una de las apuestas más fuertes de la televisión privada que lo financia en un 85 por ciento (Tele5).
Rodada en la isla de Malta y en inglés, el calibre de la película se mide además a través del prestigio de sus colaboradores como la diseñadora de vestuario Gabriella Pescucci (La edad de la inocencia, de Martin Scorsese) o la música de Diario Marianelli (Expiación), entre otros.
La cinta, que ha sido vendida en todo el mundo, todavía no ha conseguido llegar a Estados Unidos, el mercado natural al que aspira una producción de esta envergadura, aunque se confía en alcanzar un acuerdo en unas semanas, según su productor Fernando Bovaira.
Y cuando acabe la promoción, Amenábar, que asegura que no puede trabajar en dos proyectos a la vez, hará lo que siempre hace para cerrar cada uno: Irse de vacaciones para comenzar a soñar una nueva historia que filmar.
En un mundo de héroes casi siempre masculinos, Ágora descubre al gran público la historia de Hipatia, ícono del feminismo y una de las mujeres más influyentes de la antigüedad, que hoy también se coló en la principal biblioteca del país.
La entrada de la majestuosa Biblioteca Nacional está presidida por cuatro grandes esculturas de estudiosos (todos varones): Nebrija, Luis Vives, Lope de Vega y Cervantes. A los pies del creador de Don Quijote estaba Hipatia, aunque sólo en un cartel con el rostro de Rachel Weisz.

Reseña de La Jornada. http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2009/10/06/presentan-en-madrid-agora-nuevo-filme-de-amenabar

viernes, 2 de octubre de 2009

Una cita y una pregunta

[...] un libro es más que una estructura verbal, o que una serie de estructuras verbales; es el diálogo que entabla con su lector y la entonación que impone a su voz y las cambiantes y durables imágenes que deja en su memoria. Ese diálogo es infinito; las palabras amica silentia lunae significan ahora la luna íntima, silenciosa y luciente y en la Eneida significaron el interlunio, la oscuridad que permitió a los griegos entrar en la ciudadela de Troya. La literatura no es agotable por la suficiente y simple razón de que un solo libro no lo es. El libro no es un ente incomunicado: es una relación, es un eje de innumerables relaciones. Una literatura difiere de otra, ulterior o anterior, menos por el texto que por la manera de ser leída.
Borges, Otras inquisiciones, Madrid, Alianza.

Mi lectura matutina terminó con esta increíble cita. Después de seis meses de estar revisando cada una de las líneas de La palabra frente al vacío –un libro interesante por tratar de rastrear la filosofía del lenguaje que exploramos en la actualidad desde la filosofía de un monje budista llamado Nagarjuna, quien sostiene que la ilusión misma es una ilusión– logré escribir un párrado de mi tesis.

Ahora bien, con el ánimo de provocar la reflexión haré la siguiente pregunta: ¿Cómo es que el libro, que tiene toda la intención de conservar lo escrito (preservar el pensamiento del caracter corrosivo del tiempo), puede mantener algo tan vivo como el mismo pensamiento?

jueves, 1 de octubre de 2009

Una noche más

Desde la ventana de mi cuarto veo a lo lejos la luz neón de un hotel, esos centros religiosos donde el cuerpo se redime con el sudor del sexo. El tic-tac de mi reloj de mano rompe el silencio de la noche y yo respiro pesadamente pues las horas del día y de la soledad me pesan mucho. Mi cobija es la única que me abraza; mi almohada, la única que me besa y el silencio es la voz melodiosa de una linda mujer que todavía no llega. Todavía faltan muchas horas para que comience el día, muchas palabras son necesarias para escribir lo que pienso y yo estoy cansado.
            Hoy soñé, mientras estaba despierto que mi vida no era mía, que estaba soñando a otra persona que no soy yo. Unas frases de Pessoa vinieron a mi mente, recuerdos de una vida que no es mía retoñaron en mí, de pronto vi el monitor de la computadora, el diccionario estaba abierto, unas hojas sobre el escritorio y yo, soñándome en mi sueño.

Justo ahora, a las tantas horas de la noche, me pregunto si estaré soñando.