miércoles, 13 de enero de 2010

Puras pequeñeses

*
La mujer de mis sueños
sigue obstinada a no dejarme dormir.

**
Había una vez un hombre que no se decidía
si suicidarse para dejar de vivir
o dejar de vivir para suicidarse.

***
La cartografía de tu rostro
es el fantasma de mi mente.


1 comentario:

Sr No quiero dijo...

Tsssssssss... lo peor de todo es q yo sé q nombre tiene la misteriosa mujer.. y aunq estuve a dos pasos de ella creo q no podría recnocerla...

pfffff... ese hombre no se decide en conocerme o suicidarse.. pal caso daría lo mismo... pero le aseguro q sería mas divertido..

y de cartografías esta lleno el pasado.. a dibujar nuevos caminos!!!