jueves, 10 de junio de 2010

Nunca más Ítaca, 1

Desterrado

Desterrado de tu cuerpo
                    de tus besos                     de tu mirada
Desterrado del aliento
que me inspira a decir tu nombre
          a perderme en cada una de sus letras
                                                           de sus aspiraciones
          de sus límites
                                                           del mar embrabecido
                    lleno de lujuría.

Condenado a vagar sin rumbo
          por cada uno de los siete mares
condenado a ser émulo al judio errante
condenado como Moisés              a no entrar a la tierra prometida
condenado a ser
          sí           a                     ser
inmóvil           eterno                     uno-para-sí-mismo
condenado al ego                     eco de mi voz                     hueco de mi voz
                    condenado al nunca más

El desterrado
                    sabe
                                        tiene tatuado en su cuerpo el destino
                    que una vez que sale de Ítaca
                    todo dejará de ser
                                        y las Ítacas nunca más serán las mismas.

No hay comentarios: