lunes, 13 de septiembre de 2010

El observatorio editorial de Jorge Herralde

Una de mis pasiones es leer literatura sobre asuntos editoriales porque es mediante esta lectura que uno puede aprender más de lo que se cree. Mamar de la experiencia de los otros te ayuda a obtener muchas ideas.
      Yo conocía de oído a Jorge Herralde, el fundador de Anagrama, pero hace ya algunos meses mi amiga Norma (también en el twitter) me dijo que revisara sus escritos. Este es el primer libro que compro sobre él. Todo el libro está compuesto por los escritos que Herralde ha hecho para diversas presentaciones. La selección de los textos corresponde a Fabián Lebenglik y está editado en Adriana Hidalgo Editora.
      Debo confesar que el diseño de la portada no me gustó nada. De hecho, en lugar de parecer un libro que tiene los escritos de uno de los editores más respetables del español, creo que el diseño de la portada remite mucho más a un libro sobre tipografía.


Independientemente de la portada el libro es una maravilla. Imaginar el mundo de Herralde al lado de escritores tan importantes, como Roberto Bolaño, es algo de verdad envidiable. Las anécdotas que se encuentran en el libro, como la de su visita a casa de Bukowski o sus experiencias lectoras de los escritores a los que ha publicado, son una verdadera fuente de inspiración.
      Ser editor es saber conjugar tanto la parte económica y la parte literaria. Es en este juego donde Herralde es uno de los grandes maestros. Tenerle fe a los escritos de los autores, esperar que los libros gusten al público lector y que transgredan los límites territoriales de cada país para formar parte de la lengua en la que Cervantes consagró su más importante obra, esa es la visión de Herralde.
      Hay dos textos que me gustaron mucho: "Un día en la vida de un editor" y "Pasajes de la edición en nuestro país". El primero es muy interesante. Herralde nos describe cómo es su vida, desde que se despierta a las nueve de la mañana y hasta que termina a las tres o cuatro de la madrugada. Del segundo, creo que en México nos falta aún entender ciertas cosas respecto a la edición para aproximarnos al mundo del libro que se realiza en España. De "Pasajes de la edición en nuestro país" tomo la siguiente cita, creo que la más atinada para el blog.

      ¿Cómo editar? No hay otra receta que el entusiasmo, la resistencia y el rigor. Forzando acaso el paralelismo, al igual que el escritor consigue ser universal desde lo muy local, pero conociendo a fondo el corpus de la tradición literaria en la se que inscribe, un editor puede asumir el reto de editar para el mundo cuando edita para sí mismo, es decir, según sus propios gustos, pero también siendo muy consciente de su entorno cultural y social en su más amplio sentido. O sea, cuando configura un catálogo coherente, armonioso y "legible" como una obra y que puede ser capaz de generar fidelidad entre los libreros y lectores y convertirse así en el más valioso activo de su capital simbólico. Un leitmotiv que tenemos muy en cuenta [esto lo dice respecto a las políticas de Anagrama].
      Y como resumen un programa, una consigna: la labor de un editor literario no consiste en vender productos sino en descubrir a los mejores escritores de su tiempo y editar libros de la forma más cuidada y exigente posible. Con la esperanza y la obstinación infatigables de convencer a los lectores de que también para ellos son libros necesarios.

      Aunque es un libro que parece que no aporta mucho a los jóvenes editores, a mí me tocó varias ideas que espero pronto poder aplicar. 

No hay comentarios: