domingo, 23 de enero de 2011

-0-

Mis manos queman lo que toco.
Las palabras se revientan al salir de mi boca,
son caballos desbocados, furiosos, libres,
tienen alas y nadan por espacios infinitos
de océanos que no conocen el tiempo;
al explotar deslumbran todo lo que está a su paso
y la verdad que tras ello se muestra
deja sin comprensión a quien las escucha.

La intensidad de la que están recubiertas
es tan sagrada y tan solemne
que es necesario recrearlas,
reinventar el lenguaje,
destruir el mundo
y todo lo que en él está contenido.

                    Mira a ese perro paseando a su dueño.
                    Mira como vuela el cielo en los pájaros inmóviles.
                    Mira a ese señor jugando con la tierra del parque.
                    Mira mi mano,
                    ¿la ves?,
                    ahora es una boca
                    y al rato música.
                    Mira mis ojos,
                    ¡obsérvalos bien!,
                    míralos...
                    No son míos,
                                          son tuyos,
                    y no son tuyos,
                                          son de nosotros durante el tiempo que se miren.
                    Mira como los árboles tienen sus raíces en las hojas...
                                                                                                         en el cielo.
                    Mira como el mundo cambia al nombrarlo...

Toma mi mano y volemos
y digámosle Tierra al Agua,
Sol a la Luna.
Seamos dios creando al mundo.

2 comentarios:

Furtiva dijo...

Poesía sobre la poesía, palabras enunciándose a ellas mismas.

Me gusta mucho. Un beso.

Moisés dijo...

Qué bueno que te gusto.
Beso.