jueves, 8 de mayo de 2014

Sobre las reacciones del autor (y otros demonios)

Definitivamente en el mundo de la edición hay un punto sumamente delicado una vez se ha leído el trabajo de un autor, esto es cómo decirle que su obra necesita retoques pues la sensibilidad del autor es enorme. He aquí un extracto del artículo Querido maldito editor donde entrevistaron al editor Enrique Murillo en El País, para la cual dijo lo siguiente:

¿Y cómo reacciona el autor cuando se le corrige, cuando se le dice que la obra necesita retoques? “La primera reacción suele ser bastante mala, casi de persona que se siente ofendida. Por eso tienes que ser extraordinariamente delicado y educado. Tú no eres el autor, tú eres el lector, y sólo tienes el derecho que te da el autor para hacer sugerencias sobre su obra. Él escribe, tú lees, y ese es tu papel, decirle cómo lo has leído… Este verano he hecho eso con dos autores que me suelen pedir esa ayuda. Para mí es un honor extraordinario. Es como ser invitado a un ensayo en primera fila”.

No hay comentarios: