viernes, 15 de mayo de 2009

Qué es lo que decimos con las palabras

El otro día estaba redactando un artículo para la revista donde trabajo y al poner la palabra 'ojalá' el word la subrayó como palabra mal escrita, dudando de mi redacción leí cada una de las letras de esa palabra y me di cuenta de que estaba bien escrita, pero como mi trabajo radica justamente en dudar y ver los escrito como algo falible decidí ir a la santa y suma Real Academia Española. Sabía que tenía razón, ‘ojalá’ se escribe con acento, pero me impresionó mucho su origen, señalado en dicho diccionario:













ojalá.
(Del ár. hisp. law šá lláh, si Dios quiere).
1. interj. Denota vivo deseo de que suceda algo.

Increíble que una expresión que la mayoría usamos, creyentes o no, ateos o agnósticos, la expresemos con la misma finalidad, la que atinadamente señala la RAE. Por otro lado, parte de nuestra cultura como mexicanos (no sé si las demás naciones) es dejar en manos de Dios lo que nos pasa, porque en parte no nos creemos libres, pensamos en planes divinos y en cosas del destino.

Desafortunadamente no es mi intención continuar sobre las reflexiones del destino y la libertad, mi objetivo era mostrar de una manera muy escueta como manejamos las palabras muchas veces desconociendo sus orígenes y significados.
Verdad de Dios que sí.

2 comentarios:

URGANDA dijo...

jajaja, me gusto mucho tu entrada...

ojalá pronto nos veamos, un abrazo

Sr No quiero dijo...

ya está en mi top teenagers!!!!