martes, 30 de marzo de 2010

Mishima de Paul Schrader


Es ya casi un par de meses que compré la película de Mishima, nunca la vi en el cine, cosa que lamento mucho pues la estética de la cinta me dejó un muy buen sabor de boca. La música de la película te transportaba a los paisajes que Mishima describe en sus libros y eso es algo que pocos músicos logran hacer, pero claro cuando Philip Glass crea algo es garantía de que lo que se escuchará será un deleite.

Como lo digo en casi todas mis cuasi reseñas, lo que menos quiero es decirles de qué trata lo que estoy describiendo, pero creo que en esta ocasión sí es importante argumentar que para ver esta película es necesario conocer la literatura de Mishima, de lo contrario poco se podrá entender y disfrutar.

domingo, 28 de marzo de 2010

El examen

Hace unos días empecé a leer el libro Las playas del espacio de Ricard Matheson, y como siempre que leo alguno de sus escritos los disfruto como no se imaginan. Sin embargo, en esta ocasión uno dos de los cuentos que he leído llamaron mucho mi atención por su relación con las circunstancias. El jueves en la mañana iba camino de la escuela de mi hijo rumbo al trabajo, el cuento en turno para la hora del viaje era "Una manera de sobrevivir" donde la expresión de todos los personajes era Por San Jorge, curiosamente al llegar al trabajo un amigo –joven antropólogo– tenía como lema en su messenger esa expresión. Claro que no pude dejar de hacer el comentario por tan curiosa coincidencia.
          El segundo cuento –mismo que leí después de terminar el de "Una manera de sobrevivir", todas mis lecturas matutinas son gracias al tránsito que hay en esta ciudad–, y que da nombre a esta entrada, se titula "El examen". El sistema político y las personas tendemos a tratar a los otros como objetos, como números o cosas que nos causan algún beneficio. Cuando ya no nos son útiles las desechamos, les quitamos el trabajo, decimos que son bastante viejos para hacer algo. Pero bueno, no digo más. En verdad les recomiendo el libro.
          Abajo les dejo un cortometraje del cuento. No es muy bueno, la actuación me dejó mucho que desear, sin embargo reconozco el mérito de adaptar semejante cosa. Espero lo disfruten.


El Examen - Corto de Hugo Grandi - 18 min

Pablo | Video de MySpace


Tomado de http://vids.myspace.com/index.cfm?fuseaction=vids.individual&videoid=63697665

jueves, 25 de marzo de 2010

¿Libertad o propiedad? Antorchas en la Biblioteca



Hay que pensar en un nuevo sistema de derechos de autor, es un hecho. Si estamos experimentando un cambio de paradigma, muchas de las cosas que están relacionadas con la propiedad intelectual deben cambiar.
          Desde mi punto de vista los derechos de autor no protegen al autor ni al editor, sólo a las grandes empresas y sus intereses. Esperemos que pronto esos viejos organismos, cada día más caducos, empiecen a modificarse.
          El video tiene cosas muy interesantes, como el apunte que se hace de la publicación en impreso y en digital y los beneficios de mercadotécnia y los beneficios que tiene el autor.

El video lo conocí gracias a @a_jasso en twitter.

martes, 23 de marzo de 2010

Tras la duda

Esto podría ser la reseña de un libro que hace poco leí, pero no será un reseña porque creo que hacer eso es traicionar al autor, lo que sí haré es hablar sobre mis experiencias como lector de la obra en cuestión, una obra que en todo momento nos engaña, lo hace ya desde el título pues qué se puede esperar de alguien que es invisible.
          Hace algunos días concluí mi lectura de la novela Invisible, de Paul Auster, y terminé con un agradable sabor a la vista y al pensamiento. Claro que debo aceptar que la novela tenía sus momentos bastante cansados, otros muy calientes para la mente de un joven perverso, otros en los que uno termina identificándose con el personaje principal. Sí, eso es la novela, momentos en los que uno se siente invisible, tan invisible que se confunde el personaje con el autor o el autor con el personaje.
          Después de que terminé de leer la novela mi mente no dejaba una y otra vez de preguntarse por el título. ¿Por qué Invisible? Aunque parece evidente que lo es por el personaje secundario y sobre quien gira toda la novela (¿eso lo hace el principal?), aún así pensaba que en realidad era algo mucho más complicado. Días posteriores entendí qué era lo que pasaba, comprendí el motivo de mis sospechas: todo es una ficción, uno no sabe quién es el autor, ni sabe los nombres de los personajes porque los personajes son sólo unos nombres inventados para salvaguardar la integridad de los involucrados. Incluso esto que digo es una ficción, que se esconde tras otra ficción. Así, como el truco del mago, como el proceso de la flor al desarrollarse, todo se da mediante aquello que no se ve; y si no se ve, no es; y si no es... Mucho Parménides para estas horas de la noche.
          Perdonen mi forma de tratar el tema, no quiero comprometer al autor invisible de aquellas notas, no es recomendable para nadie, así que si tienen ganas de leer el texto aquí pueden revisar el primer capítulo.

miércoles, 17 de marzo de 2010

De hiperlibros e hipertextos

Leyendo hipertextos, es un libro que no es libro aunque también está publicado en papel, es una página de Internet que no es una página de Internet, está lleno de hipervínculos, que nos remiten sin pensarlo a los hipertextos. El libro en la actualidad, aunque en realidad siempre ha funcionado así sólo que ahora decimos que son hipertextuales, tiene que ser hipertextual. Leyendo hipertextos cumple con esa característica.
          ¿De qué trata semejante empresa? De los libros, de su historia, de cómo ha evolucionado desde la cuña y la arcilla. El primer capítulo trata sobre ello y el lector lo puede leer en una sentada en... (aún no podemos decir que en el baño) disfrutando de la historia del libro desde los sumerios hasta la actualidad. El segundo capítulo se centra en los orígenes de la computadora y lo que bien podría llamarse la utopía del Internet con su gran muleta llamada web 2.0.
          Espero que pronto el autor libere los demás capítulos, deseo y muero de curiosidad por ver cómo concluye semejante material, que por ser hipertextual creo que tiene la necesidad de nunca terminar.

lunes, 15 de marzo de 2010

Libros o leche, ese es el dilema

La siguiente imagen me trae gratos recuerdos de mi anterior trabajo dentro de la Biblioteca Digital del ILCE y su íntima relación con Enciclomedia. Recuerdo mucho aquel chiste que decía más o menos así: Un día, dentro de las visitas que hacía Fox por Chiapas, llega Fox a una escuela a ver cómo iba el proyecto Enciclomedia y al preguntarle a un niño si ya comío el chamaco le contesta que no, a lo que nuestro brillante ex presidente le contesta que si no ha comido, entonces tampoco habrá Enciclomedia.




No cabe duda que el conocimiento siempre será desplazado por la terrible costumbre de comer. Aunque a los que nos dedicamos a las letras, a la historia y en general a la creacción de cultura, no nos guste la idea debemos aceptar que por más campañas de lectura, por más que se intente hacer de los libros un camino atractivo para las personas y en especial para los niños, mientras las personas no tengan un saliario digno, el que cubra no sólo sus necesidades básicas sino que también le dé la posibilidad de adquirir más cosas, entonces la lectura quedará siemple en un segundo término.

martes, 9 de marzo de 2010

De cuánto gana un escritor y otras reflexiones

Un estudio bastante interesante que compara cuánto ganan los escritores publicados en formato impreso y su diferencia de ganancias en el kindle muestra datos bastante alentadores para apostar todo a la publicación en el soporte electrónico, sin embargo hay algo que todavía no me cuadra respecto al estudio mencionado y que se refiere a los procesos editoriales.
       Creo que la principal ausencia de este estudio es no tomar en cuenta que para que el libro electrónico esté a la venta ya ha pasado por un proceso editorial donde correctores y diseñadores hacen su trabajo. Lo que implica pagarle al editor, al o los correctores y al diseñador. Es en ese momento cuando las ganancias del autor tienen que verse mermadas, ya no es todo para él pues para que su libro saliera publicado varias personas trabajaron en el proceso.
       Es ahí donde entra otro tema mucho más interesante: la autopublicación; tema que ya se ha señalado en Malaletra. En cierto sentido estar escribiendo en un blog es autopublicarse, empezar a compartir con los otros las ideas. Este hecho llama mucho mi atención. O escribimos para hacernos millonarios como S. King o cualquier autor de bestseller que se les venga en mente, o escribimos para compartir con los otros nuestros pensamientos, y como segunda finalidad, incluso sin ninguna intención, recibimos recompensas económicas.
       Esta claro que por lo menos en México pocos son los escritores que se pueden mantener gracias a los libros que escriben. Muchos de esos escritores dan clases, conferencias, son investigadores, participan en radio o televisión, etcétera. Pocos son los que tienen la capacidad económica suficiente como para mantenerse de las ganacias de un libro, eso sin contar con que estas suelen ser minúsculas.
       Así que antes de pensar que publicar en formato electrónico nos hará millonarios primero hay que recordar que el estudio arriba señalado se refiere a escritores de bestseller y no al escritor de ventas "normales". Ciertamente y como ha salido publicado en Papel en blanco la publicación digital es una alternativa para reducir los costos del papel, así como una execelente idea para dejar de talar nuestros árboles, aunque también deberíamos de pensar en la cantidad de contaminantes que se producen por las computadoras, teléfonos celulares y demás.

lunes, 8 de marzo de 2010

Invisible

En muchos blogs he visto varios tipos de libreros, uno en particular ha sido mi favorito, un sillón que estaba totalmente construido con espacios para guardar libros. Todo un deleite. Desafortunadamente para los que vivimos en México, este tipo de curiosidades para los amantes de los libros todavía no existen. En cierta parte doy gracias de que estos productos aún no lleguen, seguramente mi casa estaría compuesta de muebles de ese tipo, y más seguramente, sólo compraría libros para tener todos los espacios utilizados en algo más.
Las imágenes que ustedes ven son unas repisas invisibles que una amiga instaló en su recámara. Jimena, gracias por ceder la fotos para el blog.
Esperemos pronto conseguir a un herrero con la pericia de simular tan estimable objeto.
 

 

jueves, 4 de marzo de 2010

El arte de regalar un libro

No sé si a ustedes les pasa lo que a mí, pero cuando se aproxima el cumpleaños de algún amigo que tenga el gusto compartido de la lectura, escoger el libro adecuado puede ser un verdadero calvario, más cuando pocas veces se ha visto la biblioteca personal o porque pensamos que ya lo han leído todo.
Cuando se aproximan los cumpleaños de nuestros seres queridos ciertamente es poco probable que regalemos otra cosa que no sean libros. ¿Qué otra cosa podemos regalar y que consideremos de mucho valor para los otros? Una persona que conocí decía que era absurdo que nos regaláramos entre los amigos libros, que cada año lo hacíamos y que no nos atrevíamos a cambiar eso. Sin embargo, desde mi perspectiva y la de mis amistades, que no son otra cosa sino un grupo de vampiros, un libro más no sólo es una gran inversión para nuestro librero, también para nuestro conocimiento, para nuestro deleite. Un libro nuevo por descubrir, con sus mundos, con el estilo de un autor ya conocido o de uno por conocer es sin duda el mejor regalo que podemos recibir gustosos, más cuando es un libro viejo, con su olor particular, con sus hojas amarillentas, el polvo en las solapas, los hongos, las anotaciones de sus anteriores dueños.
Además, ir a una librería buscando el libro adecuado para la persona a la que le llegará es como hacer un recorrido por un restaurante e ir probando cada platillo con la mera finalidad de descubrir el mejor. Y hago esta comparación porque siempre terminamos comprando un libro para nosotros, nunca nos podemos resistir a este gran vicio y que no tiene solución, así sólo tengamos el dinero necesario para el regalo y las comidas, siempre terminamos comprando uno más sin importar que dejaremos de comer.
Cuando estamos en la librería, el libro que regalaremos no sólo nos tiene que haber marcado a nosotros, sino también debe buscar una grata impresión a su próximo destinatario. No importa cuál sea el tema o el género, lo importante es darle la oportunidad tanto al libro como a su futuro lector de crear una comunión, de fraternizar con las palabras. Esto es lo que hace que cuando regalo un libro sea algo desconocido para el destinatario. Lo que menos quiero es terminar dándoles un autor que ya conocen. La mayor provocación que uno puede hacer es justamente así, porque es romper con la rutina, con el esquema en lecturas que hemos creado, con nuestros eternos matrimonios con los autores.

lunes, 1 de marzo de 2010

Letrero sin sentido

Hay imágenes que hacen reír mucho más que los chistes de la televisión y la que me mandó mi prima Mireya me ha dado mucha gracia.
Supongo que los dueños de esa pequeña casa han de estar bastante cansados o de vender el lugar o de que las personas les pregunten cuánto cuesta ese pequeño espacio de tierra. Es posible que sea otro tipo de consigna, como decirle a algún partido político que no (la patria no se vende), y que además la propiedad esté en venta. Hay tantas posibilidades para ello. Pero independientemente de todo, se agradece la falta de orden en su pequeña oración pese a la confusión de quienes vean el letrero.