miércoles, 12 de marzo de 2014

Breves datos relacionados con la escritura o lectura I

Los primeros datos con los que me gustaría abrir esta sección aparecen en una entrevista titulada Secretos íntimos del cerebro lector, en la Revista Ñ.


  • La lectura apareció en Mesopotamia en el 3000 a.C., en China en el 1200 a.C. y en Mesoamérica en el 500 a.C.
  • Se ven claras diferencias morfológicas entre los cerebros de aquellos que leen y aquellos que no.
  • Las personas alfabetizadas muestran un incremento importante en la materia gris, es decir la densidad neuronal, y en la materia blanca, aquella encargada de conectar los dos hemisferios del cerebro.
  • Leer es para la mente como ir al gimnasio.
  • Leemos cuatro palabras por segundo, es decir, una palabra cada 250 milisegundos. 
  • Al leer realizamos varias operaciones complicadas de codificación ortográfica, semántica, fonológica. Nuestro cerebro, por ejemplo, es sensible a la ortografía, a la posición de las letras en una palabra.
  • Al leer no nos detenemos letra por letra, escaneamos el texto.
  • Cuando leemos, si una palabra está relacionada con olores, sonidos o sensaciones, entonces cada vez que nuestro cerebro vuelva a percibir es palabra se estimularán también las áreas encargadas de procesar el estímulo no lingüístico asociado. 
  • Leer también nos vuelve más veloces mentalmente y permite que nuestra experiencia sensorial sea más rica.



No hay comentarios: